viernes, 16 de noviembre de 2007

Joya gay del cine clásico



Cuando vi por primera vez Gilda, me pareció un tostón, realmente no entendí nada. Hace unos años la volví a ver, porque en mí opinión es una película que hay que ver, es una historia totalmente gay y perfectamente gay, contada como únicamente se podían contar nuestras historias en esa época, a través de la sugerencia, los detalles, las miradas y diálogos de antología...
Disfrutarla, no tiene desperdicio.

1 comentario:

BEwARe dijo...

Que bien. A mi me gusta muchissimo todo que es cine gay. Despues de mucho buscar ya lo encontre y lo estoy bajando. Muchas gracias ;)